Crujen como brasas: son los bosques nativos de Chubut, en Cholila, donde el trabajo de los bomberos ya es inútil, porque las cenizas encendidas vuelven a hacer estragos. Sólo una gran lluvia, que se espera para abril, podría frener el desastre.

Ya son 20 mil hectáreas de bosques nativos, que fueron consumidas por un incendio desatado la semana pasada en el noroeste de Chubut, donde las condiciones climáticas permitieron retomar el combate contra el fuego, que solo registra un antecedente similar en 1944.

El fuego en la localidad de Cholila, el paraje El Turbio y el cerro Radal era combatido por 5 aviones hidrantes, un helicóptero, máquinas pesadas, 140 brigadistas y más de 40 vecinos.

Video de Telenueve

FUENTE

OTRAS NOTICIAS EN EL CAUDILLO DIGITAL

Categorías: NACIONALES

Comentar esta noticia