Compartir

Lo anunció el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien explicó que se trata de una medida preventiva que podrá ser revisada ya que la entidad seguirá recopilando datos.

La decisión, una medida preventiva que podría ser revisada, se toma tras la publicación el pasado viernes en la revista médica The Lancet de un estudio en el que se señalaban mayores tasas de mortalidad en pacientes en los que se habían ensayado tratamientos con hidroxicloroquina, usada habitualmente contra la malaria, según un cable de la agencia EFE.