Un teniente del Ejército alemán fue detenido por planear un atentado terrorista instigado por el odio racial. En una súbita crisis militar, la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, canceló este martes un viaje previsto para el miércoles a Estados Unidos y se abocó a la investigación de un brote neonazi en las filas del Ejército que los altos mandos supuestamente desatendieron y, según la socialdemocracia y la izquierda, la ministra no atacó a tiempo. El comunicado se produjo poco después de que la asociación de periodistas Redaktionsnetzwerk Deutschland (RND) reportase la presunta de la existencia de una pequeña red de ultraderechistas en la tropa germana.

 

OTRAS NOTICIAS EN EL CAUDILLO DIGITAL

Categorías: INTERNACIONALES

Comentar esta noticia